Con la disertación «Responsabilidad Social de la Empresa: teoría y evidencia para México», José de Jesús Salazar Cantú se convirtió en el primer doctor graduado por el programa del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

13 de diciembre de 2006

La propia vocación le mostró los caminos. Varios años investigando sobre políticas sociales y desarrollo sustentable ubicaron recientemente a José de Jesús Salazar Cantú en la historia de la Universidad Autónoma de Nuevo León, como el primer doctor graduado por el programa del Instituto de Investigaciones Sociales.

La tesis es resultado de un estudio sobre Responsabilidad Social de la Empresa: teoría y evidencia para México; y su objetivo es analizar la relación que existe entre los gastos en responsabilidad social de la empresa, con la utilidad privada y el efecto que este tipo de gastos puede producir en la sociedad.

“Es un estudio en principio de carácter teórico –explica Salazar-, se desarrollan modelos que son efectivamente aplicables para el entendimiento de los efectos de estos gastos en cualquier tipo de empresas; y también tiene una parte empírica donde se trató de constatar las hipótesis que surgieron del análisis teórico que nos llevan a algunas observaciones preliminares de carácter exploratorio sobre lo que sucede en México en ese renglón de la responsabilidad social.”

Durante tres años José de Jesús Salazar ha desarrollado el tema, que cobra solidez mediante este doctorado en Ciencias Sociales con Orientación en Desarrollo Sustentable. “Me llama mucho la atención y creo que tiene mucho futuro tanto para impulsar más trabajos de investigación, como para la aplicación en política social. He podido deslindar muchas dudas que tenía y crear otras, ha sido un periodo muy fructífero en ese sentido.”

Y aunque considera que falta mucho para que los resultados de esta investigación tengan aplicaciones prácticas, sí cree que es el comienzo de una temática oportuna para lograr la competitividad de México en el mercado mundial.

“Estos elementos se deben ir permeando hacia administradores de empresas, hacia programas de formación de especialistas en administración. Mi trabajo modestamente creo que es un aporte a algunos modelos teóricos que piden seguir siendo discutidos, intenté crear un modelo básico, formal, demostrado matemáticamente mis hipótesis, creo que logré muchas cosas y doy pie para que otros académicos retomen estas ideas, las discutan… mi contribución principalmente es teórica, en la parte empírica todavía hay mucho trabajo por hacer.”

El especialista en Economía y Administración ha tenido como escenarios de formación al ITESM y la UANL, el camino ha sido de consagración pero un hecho particular le compromete aun más.

“Nunca me propuse ser el primer doctor que se graduara en este Instituto, pero lo he sido y me da mucha satisfacción, es una gran responsabilidad pero siento que la Universidad nos está dando una oportunidad única, el IINSO ha hecho todo lo posible para que este programa sea muy bueno y nosotros como estudiantes tenemos un compromiso fuerte que cumplir con la universidad.”

Salazar considera que este doctorado que abarca el área de ciencias sociales, orientado principalmente hacia el desarrollo sustentable, es un punto de discusión y un foro muy interesante para poder producir trabajos que den luz a la sociedad sobre cómo debe desenvolverse el ser humano, la empresa y las autoridades, en un intento por tener cada vez un entorno más igualitario y justo para las sociedades, las familias y los individuos en particular.

El IINSO

El Instituto de Investigaciones Sociales de la UANL había nacido en sesión del H. Consejo Universitario el 27 de noviembre del año 2001, para generar nuevas líneas de investigación y crear un programa de doctorado de alto nivel en el ámbito de las ciencias sociales con un enfoque multidisciplinario.

La doctora Estela Gutiérrez ha sido alma y guardiana de cada nuevo paso que da el Instituto. “Primero concebimos que el tema central iba a orientar todas nuestras actividades hacia el desarrollo sustentable, que es un campo de conocimiento nuevo que ha emergido desde finales de la década de los 80 y apenas está configurando sus campos teóricos y su aplicación práctica. Y para que el doctorado pudiera tener consistencia entendimos que era necesario crear un seminario permanente sobre desarrollo sustentable, lo fundamos en junio del 2003 y va reuniendo a profesores de diferentes facultades.”

El 29 de noviembre de 2006, cinco años y dos días después de su creación, el IINSO vive un momento memorable, la graduación del primero de muchos doctores que dispondrán su ciencia en beneficio de los sectores sociales. Las facultades de Derecho y Criminología, Filosofía y Letras, Economía, Ciencias Forestales, Ciencias Biológicas y el Instituto de Investigaciones Sociales integran este programa de responsabilidad colegiada, que recientemente ha sido acreditado por el CONACYT al otorgarle el ingreso al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC).

“Estamos muy contentos. Expresa Gutiérrez. “Ha sido un trabajo de equipo, muy intenso, donde todos hemos puesto nuestro mejor esfuerzo. Recibimos el apoyo de la Rectoría y de las diferentes facultades, ha sido verdaderamente un apoyo interinstitucional para un programa multidisciplinario, que ha sido conducido por el Comité Académico del Doctorado con mucha seriedad por lo que hoy es un día muy importante para todos nosotros.”

Una coedición entre el Instituto y la Editorial Plaza y Valdés, presentará próximamente la Colección Desarrollo Sustentable, con títulos como Visión y Estrategia del Desarrollo Sustentable en Nuevo León que hace un diagnóstico sobre las condiciones de la sustentabilidad en diferentes campos, y Rasgos y Escenarios de la Educación Ambiental, como parte del proyecto editorial de publicaciones periódicas y de colecciones.

Un programa anual de tres o cuatro volúmenes irá nutriendo la relación de los investigadores con el programa del doctorado y las publicaciones. Para la Directora del IINSO se trata de compromisos institucionales que llevan un toque de amor personal.

“Siempre hemos estado dentro de los programas de la Visión 2012 de la Universidad, fundamentalmente en una de sus áreas estratégicas que es la de impulsar el desarrollo sustentable y nos hemos comprometido a cumplir con cada objetivo específico referido a buscar niveles de excelencia en cada una de nuestras actividades. Ser reconocidos por el CONACYT y el PNPC como un programa doctoral de excelencia nos motiva a seguir por este camino con resultados cada vez más notables.”